viernes, 6 de diciembre de 2019

El objeto de Hoag, la extraña galaxia dentro de una galaxia en cuyo interior hay otra galaxia

El objeto de Hoag, la extraña galaxia dentro de una galaxia en cuyo interior hay otra galaxia

Una imagen captada por el Hubble muestra unas galaxias anulares, objetos muy poco frecuentes en el universo


Gonzalo López Sánchez MADRID Actualizado:04/12/2019 13:23h 

En 1950 el astrónomo Arthur Hoag hizo una hallazgo bien raro mientras hacía su doctorado en la Universidad de Harvard. Como si se tratara de un broma cósmica, descubrió lo que parecía ser una galaxia perfectamente esférica dentro de otra galaxia perfectamente anular. Esta misteriosa pareja, bautizada como Objeto de Hoag, se localiza en la constelación de la Serpiente, tiene un diámetro de 100.000 años luz y está a una distancia de 600 millones de años. Lo más interesante es que es una de las galaxias anulares más extrañas. Fundamentalmente porque es perfectamente simétrica, no se conoce su origen y porque en su interior, en la zona oscura y vacía, puede verse otra galaxia anularClic AQUÍ para seguir leyendo y ver las imágenes.

Captan el estallido de un cometa con un detalle sin precedentes

Captan el estallido de un cometa con un detalle sin precedentes

El satélite TESS de la NASA muestra la explosión de principio a fin del Wirtanen mientras se acercaba a la Tierra


ABC Ciencia MADRID Actualizado:04/12/2019 20:17h

Astrónomos de la Universidad de Maryland (EE.UU.) han captado las mejores imágenes hasta la fecha del estallido natural de un cometa. Utilizando datos del satélite TESS de la NASA, dedicado a «cazar» planetas extrasolares, los investigadores obtuvieron la secuencia, de principio a fin, de una emisión explosiva de polvo, hielo y gases del cometa 46P/Wirtanen mientras se acercaba a la Tierra a finales de 2018. Clic AQUÍ para seguir leyendo y ver la imagen.

La sonda Parker de la NASA 'cuenta' lo que ha visto al adentrarse en el Sol

La sonda Parker de la NASA 'cuenta' lo que ha visto al adentrarse en el Sol

Cuatro estudios detallan los primeros resultados de la nave Parker: ha estudiado los anillos de polvo alrededor del Sol, el origen del viento solar o el campo magnético


MAR DE MIGUEL @MarJungle Madrid Jueves, 5 diciembre 2019 - 08:51

La NASA ya no sólo mira al Sol desde tierra o desde satélites algo más cercanos. Desde el 12 de agosto de 2018, tiene un infiltrado solar, la sonda Parker, que en estos momentos se encuentra a tan sólo 24 millones de kilómetros del Sol (35 radios solares), una distancia nunca antes alcanzada por una misión espacial. Los misterios que desvela se han hecho públicos este miércoles, en cuatro artículos simultáneos de la revista Nature.

UNA MISTERIOSA ZONA LIBRE DE POLVO
Alrededor del Sol hay múltiples anillos de polvo. Están en las órbitas de los planetas, como la Tierra, Venus o Mercurio. Son los vestigios de la formación del Sistema Solar, restos de cometas y escombros de las colisiones de asteroides. [...]

EL ORIGEN DEL VIENTO LENTO SOLAR
La atmósfera del Sol, la capa más externa de nuestra estrella, que se llama corona y que puede verse durante un eclipse total, se mueve y aleja de la estrella. Este movimiento se le llama viento solar y se debe al campo magnético. [...]

MÁS CALOR A MAYOR DISTANCIA
Bale y sus colegas han confirmado, además, la presencia de emisiones de plasma en la atmósfera que producen perturbaciones a modo de microinestabilidades y que juegan estas juegan, a su vez, un importante papel en el calentamiento del plasma. "Es el comienzo del conocimiento humano sobre la aceleración del viento solar y el calentamiento de la corona, dos fenómenos íntimamente ligados"
Clic AQUÍ para seguir leyendo, ver las imágenes y el vídeo.

viernes, 29 de noviembre de 2019

Encuentran la primera galaxia con tres agujeros negros supermasivos

Encuentran la primera galaxia con tres agujeros negros supermasivos

NGC 6240 es un ejemplo bien estudiado de fusión de galaxias, pero este descubrimiento la hace aún más sorprendente.


Sarah Romero 27/11/2019

Los agujeros negros supermasivos actúan como motores que alimentan los centros de las galaxias, incluida nuestra galaxia, la Vía Láctea. Pero, por primera vez en la historia, un equipo internacional de astrónomos dirigido por científicos de las universidades de Gotinga y Potsdam, ha observado que una galaxia contiene tres agujeros negros supermasivos en su núcleo y que están sorprendentemente juntos. La galaxia irregular, NGC 6240, que está relativamente cerca, a 300 millones de años luz de distancia, tiene una forma inusual, lo que anteriormente llevó a los científicos a creer que se formó cuando dos galaxias más pequeñas colisionaron y comenzaron a fusionarse. Debido a su “cercanía”, los expertos han podido estudiarla en todas las longitudes de onda de la luz. Fue visto como un estándar para la interacción galáctica y los científicos pensaron que debido a la fusión, probablemente había dos agujeros negros en su núcleo. Sin embargo, cual no fue su sorpresa cuando identificaron un tercer agujero negro supermasivo en el centro de la galaxia. Cada uno de ellos tiene la masa de más de 90 millones de soles, según las observaciones realizadas por el Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral en Chile (ESO). Clic AQUÍ para seguir leyendo y ver las imágenes.

Aumenta el misterio: encuentran otras 19 galaxias sin materia oscura

Aumenta el misterio: encuentran otras 19 galaxias sin materia oscura

Según las teorías vigentes, la materia oscura es el ingrediente fundamental de las galaxias, el «andamiaje» sin el cual no podrían existir


José Manuel Nieves MADRID Actualizado:27/11/2019 10:20h

A principios de junio de este mismo año, la comunidad internacional de astrónomos se veía sacudida por una noticia inesperada: la detección de una galaxia, la primera, sin materia oscura. Su nombre es DF2 y se encuentra a 65 millones de años luz de la Tierra. Su sola presencia fue todo un desafío, algo así como encontrarse de frente con un adulto que no ha pasado por la niñez. Y ahora ha vuelto a suceder. Un equipo de astrónomos de la Academia de Ciencias de Pekín, en efecto, acaba de anunciar en Nature Astronomy el hallazgo de otras 19 galaxias que contienen muy poca, o ninguna, materia oscura. DF2, por lo tanto, no es un caso aislado y el nuevo hallazgo, un auténtico bofetón en la cara de los científicos, nos dice a las claras que algo muy importante se nos debe estar escapando. Clic AQUÍ para seguir leyendo y ver la imagen.

Descubren en nuestra galaxia un agujero negro tan descomunal que no debería existir

Descubren en nuestra galaxia un agujero negro tan descomunal que no debería existir

Su gigantesca masa, 70 veces mayor que la del Sol, es mucho mayor de lo que se creía posible


ABC Ciencia MADRID Actualizado:27/11/2019 19:24h

Nuestra galaxia, la Vía Láctea, contiene unos 100 millones de agujeros negros estelares, unos cuerpos cósmicos formados por el colapso de estrellas masivas y tan densos que ni la luz puede escapar. Hasta ahora, los científicos habían estimado que la masa de cada uno de esos agujeros negros no era más de 20 veces mayor que la del Sol. Pero se equivocaban. Un equipo internacional liderado el el Observatorio Astronómico Nacional de China ha descubierto uno mucho más gigantesco. Y completamente inesperado. El coloso, con una masa 70 veces mayor, se encuentra a 15.000 años luz de la TierraClic AQUÍ para seguir leyendo y ver la imagen.

Más información: https://www.bbc.com/mundo/noticias-50603675

sábado, 23 de noviembre de 2019

Primera galaxia conocida con tres agujeros negros supermasivos

Primera galaxia conocida con tres agujeros negros supermasivos


Actualizado 21/11/2019 17:43:43 CET MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS)

Observaciones únicas han mostrado por primera vez tres agujeros negros supermasivos cercanos entre sí en el núcleo de la galaxia NGC 6240, lo que apunta a procesos de fusión simultáneos. Las galaxias masivas como la Vía Láctea generalmente consisten en cientos de miles de millones de estrellas y albergan un agujero negro con una masa de varios millones hasta varios cientos de millones de masas solares en sus centros. "A través de nuestras observaciones con una resolución espacial extremadamente alta, pudimos demostrar que el sistema de galaxias NGC 6240, a 300 millones de años luz, que interactúa alberga no dos, como se suponía anteriormente, sino tres agujeros negros supermasivos en su centro", informa en un comunicado el profesor Wolfram Kollatschny de la Universidad de Gotinga. Clic AQUÍ para seguir leyendo y ver la imagen.

viernes, 22 de noviembre de 2019

Dos lunas de Neptuno practican un «baile salvaje» nunca antes visto

Dos lunas de Neptuno practican un «baile salvaje» nunca antes visto

Náyade y Talasa orbitan a tan solo 1.850 kilómetros de distancia, pero nunca se acercan tanto


ABC Ciencia MADRID Actualizado:19/11/2019 01:59h 

Neptuno tiene catorce lunas. Dos de ellas, las más internas, se mueven en órbitas realmente extremas que no tienen precedentes para los astrónomos. Los dos satélites, Náyade y Talasa, orbitan a tan solo 1.850 kilómetros de distancia, pero nunca se acercan tanto. Náyade se mueve inclinada y perfectamente sincronizada. Cada vez que su compañera más lenta pasa a su lado, se separa hasta 3.540 km. Los expertos lo describen como un «baile de evasión». En esta coreografía perpetua, Náyade gira alrededor del gigante de hielo cada siete horas, mientras que Talasa, en la pista exterior, tarda siete horas y media. Un observador sentado en Talasa vería a Náyade en una órbita que varía enormemente en un patrón de zigzag, pasando dos veces desde arriba y luego dos veces desde abajo. Este patrón se repite cada vez que Náyade gana cuatro vueltas a Talasa. Clic AQUÍ para seguir leyendo, ver la imagen y el vídeo.

La NASA confirma la presencia de agua en la superficie de la luna Europa

La NASA confirma la presencia de agua en la superficie de la luna Europa

Por primera vez, un equipo ha detectado directamente el vapor de agua lanzado al espacio por los géiseres del satélite de Júpiter


ABC Ciencia MADRID Actualizado:20/11/2019 10:05h 

Es posible que Europa posea todos los ingredientes necesarios para la vida. Los científicos saben desde hace tiempo que uno de ellos, el agua líquida, está presente debajo de la superficie helada y a veces es escupida al espacio por gigantescos géiseres. Pero nadie había podido confirmar directamente la presencia de agua en estos penachos. Ahora, un equipo internacional dirigido por el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, lo ha conseguido por primera vez. Ha detectado el vapor de agua sobre la superficie de Europa a través de uno de los telescopios más grandes del mundo en HawáiClic AQUÍ para seguir leyendo, ver la imagen y los vídeos.

Detectada la luz más potente del universo

Detectada la luz más potente del universo

Dos telescopios de Canarias aclaran cómo suceden las mayores explosiones del cosmos



El 14 de enero los dos telescopios MAGIC habían captado claramente un grupo de fotones —partículas de luz— que era unas 100 veces más potentes que cualquier otro detectado antes. “Aunque lo veía delante de mis ojos no podía creerlo”, explica Moretti. Todo había comenzado tres minutos antes de las nueve de la noche, cuando dos telescopios espaciales, Swift y Fermi, detectaron un potente estallido de rayos gamma. En unos 20 segundos enviaron una alerta a la Tierra. De forma totalmente automática, las dos imponentes antenas de 64 toneladas de los telescopios MAGIC giraron sobre sí mismas 35 segundos después para apuntar justo al punto del cielo desde el que llegaba la señal, que duró unos 30 minutos. [...] Dos estudios confirman que los MAGIC han sido los primeros en captar el grupo de fotones con más energía que se han observado después de un estallido de rayos gamma. Estas son las mayores explosiones del universo actual, capaces de liberar en apenas 100 segundos la misma energía que emitirá el Sol en lo que le queda de vida (unos 10.000 millones de años). Los fotones registrados tienen una energía media de un teraelectronvoltio, un billón de veces más que los fotones convencionales que podemos ver los humanosClic AQUÍ para seguir leyendo y ver las imágenes.

Más información: https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2019/11/20/5dd433d8fc6c8336298b4816.html

sábado, 9 de noviembre de 2019

La nueva e impresionante foto de Marte enviada por el Curiosity

La nueva e impresionante foto de Marte enviada por el Curiosity

El rover marciano continúa su búsqueda de rastros de vida, tanto presente como pasada


ABC Ciencia MADRID Actualizado:08/11/2019 18:34h

Nuevas imágenes llegan desde Marte de mano del rover Curiosity, el único vehículo humano que aún se encuentra recorriendo la superficie marciana. Esta vez se trata de una fotografía tomada mientras el rover sube el Monte Sharp (o Aeolis Mons), de unos cinco metros de altura, en el centro de cráter Gale, el «vecindario» que Curiosity está examinando en busca y captura de posible vida. La instantánea fue tomada el pasado 1 de noviembre por una de las cámaras de navegación del rover, que viaja a unos 30 metros la hora. Es posible ver el borde del cráter -cuyo origen está en el impacto de un meteorito gigante hace 3.500 millones de años-, que son las montañas con brumas del fondo de la imagen y que se encuentra a unos 80 kilómetros. En primer plano se pueden apreciar las piedras desgastadas de la superficie marciana, que son objeto de estudio del CuriosityClic AQUÍ para seguir leyendo, ver la imagen y el vídeo.

viernes, 8 de noviembre de 2019

La Voyager 2 se adentra en el medio interestelar

La Voyager 2 se adentra en el medio interestelar

Dos estudios confirman el ingreso de Voyager 2 al medio interestelar y proporcionan detalles sobre las características de la heliopausa.


Laura Marcos Noviembre 2019

Después del histórico hito de aquel 25 de agosto de 2012, en el que por primera vez un artefacto creado por el ser humano alcanzaba el espacio interestelar, la sonda Voyager 1; y de que su hermana, la Voyager 2, hiciera lo propio el 5 de noviembre de 2018, ahora sabemos que la Voyager 2 se ha adentrado en el medio interestelar, dejando atrás la frontera del sistema solar, y dejando de estar oficialmente bajo su influencia. Después de la Voyager 1, es el segundo objeto hecho por el ser humano que lo consigue. La noticia ha sido confirmada por investigadores de la Universidad de Iowa y ha sido publicada en dos artículos en la revista Nature Astronomy. La sonda Voyager 2 alcanzó el límite del sistema solar el 5 de noviembre de 2018, hace exactamente un año. Ahora, la sonda ha cruzado este límite y se adentrado en el medio interestelar (ISM), una región más allá del límite de la burbuja producida por el viento solar. Esta región podría definirse como el espacio que separa las estrellas entre síClic AQUÍ para seguir leyendo y ver la imagen.

viernes, 1 de noviembre de 2019

Se confirma que las colisiones de estrellas de neutrones crean elementos pesados

Se confirma que las colisiones de estrellas de neutrones crean elementos pesados

En la radiación del suceso de ondas gravitatorias GW170817 se ha detectado la presencia de estroncio. Es una confirmación de que es en sucesos así donde deben de formarse alrededor de la mitad de los elementos más pesados que el hierro. El origen de esos núcleos atómicos estuvo poco claro para los investigadores durante decenios.


Lars Fischer 29 de octubre de 2019

Darach Watson, del Instituto Niels Bohr de la Universidad de Copenhague, y sus colaboradores han captado ahora la señal de uno de los elementos que se generan mediante el proceso r: acababa de crearse tras la colisión de dos estrellas de neutrones. Como explican en Nature, en la radiación de la kilonova AT2017gfo hay líneas de absorción del estroncio, el metal cuyo número atómico es 38 (el del hierro es el 26). Aquel fogonazo en la galaxia NGC 4993 (las kilonovas son unas mil veces más brillantes que una nova) coincidió con el suceso de ondas gravitatorias GW170817. Ambos fenómenos fueron el resultado dual, según se sigue del análisis de esas ondas, de que dos estrellas de neutrones se fundiesen (en una estrella de neutrones o en un agujero negro). Clic AQUÍ para seguir leyendo y ver la imagen.

Descubren un agujero negro más pequeño de lo que se creía posible

Descubren un agujero negro más pequeño de lo que se creía posible

Detectan el agujero negro más pequeño observado hasta ahora, con un tamaño de 3,3 veces la masa del Sol. Está en las afueras de la Vía Láctea, en la constelación Auriga


TERESA GUERRERO @teresaguerrerof Madrid Actualizado Jueves, 31 octubre 2019 - 19:06

Los científicos creen haber descubierto una nueva clase de agujeros negros: unos minimonstruos galácticos tan pequeños que se pensaba que no existían. Así lo asegura un estudio publicado este jueves en la revista Science. El nuevo agujero negro localizado tendría sólo 3,3 veces la masa de nuestro sol. Tal y como detalla a EL MUNDO su descubridor, Todd Thompson, de la Universidad del Estado de Ohio, "este objeto se encuentra a las afueras de la Vía Láctea, en la constelación Auriga". Clic AQUÍ para seguir leyendo y ver la imagen.

Más información: https://www.abc.es/ciencia/abci-descubren-nueva-clase-agujero-negro-201910311940_noticia.html

Telescopios de ESO detectan lo que podría ser el planeta enano más pequeño del Sistema Solar

Telescopios de ESO detectan lo que podría ser el planeta enano más pequeño del Sistema Solar

28 de Octubre de 2019
Utilizando el instrumento SPHERE, instalado en el VLT (Very Large Telescope) de ESO, un equipo de astrónomos ha revelado que el asteroide Higía podría clasificarse como planeta enano. El objeto es el cuarto más grande del cinturón de asteroides después de Ceres, Vesta y Pallas. Por primera vez, los astrónomos han observado a Higía con una resolución lo suficientemente alta como para estudiar su superficie y determinar su forma y tamaño. Descubrieron que Higía es esférica, pudiendo destronar a Ceres como poseedora del título de planeta enano más pequeño del Sistema Solar.
Como objeto del cinturón principal de asteroidesHigía satisface de inmediato tres de los cuatro requisitos para ser clasificado como un planeta enano: orbita alrededor del Sol, no es una luna y, a diferencia de un planeta, no ha despejado los alrededores de su órbita. El requisito final es que tenga la suficiente masa como para tener su propia gravedad, generando así una forma más o menos esférica. Esto es lo que las observaciones de VLT han revelado ahora sobre Higía.
"Gracias a la capacidad única del instrumento SPHERE, instalado en el VLT (uno de los sistemas más potentes del mundo para la obtención de imágenes), pudimos resolver la forma de Higía, que resulta ser casi esférica", afirma el investigador principal Pierre Vernazza, del Laboratorio de Astrofísica de Marsella, en Francia. "Gracias a estas imágenes, Higía puede ser reclasificada como un planeta enano, por ahora el más pequeño del Sistema Solar".
El equipo también utilizó las observaciones de SPHERE para restringir el tamaño de Higía, estimando su diámetro en poco más de 430 km. Plutón, el más famoso de los planetas enanos, tiene un diámetro cercano a 2400 km, mientras que Ceres tiene unos 950 km de tamaño.
Sorprendentemente, tal y como indica el estudio publicado hoy en la revista Nature Astronomy, las observaciones también revelaron que Higía carece del gran cráter de impacto que los científicos esperaban ver en su superficie. Higía es el miembro principal de una de las familias de asteroides más grandes, con cerca de 7000 miembros que surgieron del mismo cuerpo principal. Los astrónomos esperaban que el evento que condujo a la formación de esta numerosa familia hubiera dejado una gran y profunda huella en Higía.
"Este resultado fue una verdadera sorpresa, ya que esperábamos la presencia de una gran cuenca de impacto, como ocurre con Vesta", confirma Vernazza. Aunque los astrónomos han observado la superficie de Higía con una cobertura del 95%, sólo pudieron identificar dos posibles cráteres no concluyentes. "Ninguno de estos dos cráteres podría haber sido causado por el impacto que originó la familia Higía de asteroides, cuyo volumen es comparable al de un objeto de 100 km de tamaño. Son demasiado pequeños", explica el coautor del estudio Miroslav Broo, del Instituto Astronómico de la Universidad Charles de Praga, República Checa.
El equipo decidió investigar más a fondo. Usando simulaciones numéricas, dedujeron que la forma esférica de Higía y la gran familia de asteroides son, probablemente, el resultado de una gran colisión frontal con un gran proyectil de un diámetro de entre 75 y 150 km. Sus simulaciones muestran que este violento impacto, que se cree ocurrió hace unos 2.000 millones de años, destrozó por completo el cuerpo principal. Una vez que las piezas sobrantes volvieron a unirse, le dieron a Higía su forma redonda y miles de asteroides compañeros. "Tamaña colisión entre dos cuerpos grandes en el cinturón de asteroides es única en los últimos 3-4 mil millones de años", dice Pavel Ševeček, un estudiante de doctorado del Instituto Astronómico de la Universidad de Charles que también participó en el estudio.
El estudio en detalle de los asteroides ha sido posible gracias, no sólo a los avances en el cálculo numérico, sino también al hecho de contar con telescopios cada vez más potentes. "Gracias al VLT y al instrumento de óptica adaptativa de nueva generación SPHERE, ahora obtenemos imágenes de asteroides del cinturón principal con una resolución sin precedentes, cerrando la brecha entre las observaciones basadas en tierra y las observaciones de misiones interplanetarias", concluye Vernazza.

Información adicional

Esta investigación se ha presentado en un artículo que aparece en la revista Nature Astronomy el 28 de octubre de 2019.
El equipo está formado por P. Vernazza (Universidad de Aix-Marsella, CNRS, Laboratorio de Astrofísica de Marsella, Marsella, Francia); L. Jorda (Universidad de Aix-Marsella, CNRS, Laboratorio de Astrofísica de Marsella, Marsella, Francia); P. Ševeček (Instituto de Astronomía, Universidad Charles, Praga, República Checa); M. Brož (Instituto de Astronomía, Universidad Charles, Praga, República Checa); M. Viikinkoski (Matemáticas y Astadística, Universidad Tampere, Tampere, Finlandia); J. Hanuš (Instituto de Astronomía, Universidad Charles, Praga, República Checa); B. Carry (Universidad de la Costa Azul, Observatorio de la Costa Azul, CNRS, Laboratorio Lagrange, Niza, Francia); A. Drouard (Universidad de Aix-Marsella, CNRS, Laboratorio de Astrofísica de Marsella, Marsella, Francia); M. Ferrais (Instituto de Investigación en Ciencias Espaciales, Tecnología y Astrofísica, Universidad de Lieja, Lieja, Bélgica); M. Marsset (Departamento de Ciencias Planetarias, Atmosféricas y de la Tierra, MIT, Cambridge, MA, EE.UU.); F. Marchis (Universidad de Aix-Marsella, CNRS, Laboratorio de Astrofísica de Marsella, Marsella, Francia, e Instituto SETI, Centro Carl Sagan, Mountain View, EE.UU.); M. Birlan (Observatorio de París, París, Francia); E. Podlewska-Gaca (Instituto del Observatorio Astronómico, Facultad de Física, Universidad Adam Mickiewicz, Poznan, Polonia, e Instituto de Física, Universidad de Szczecin, Polonia); E. Jehin (Instituto de Investigación en Ciencias Espaciales, Tecnología y Astrofísica, Universidad de Lieja, Lieja, Bélgica); P. Bartczak (Instituto del Observatorio Astronómico, Facultad de Física, Universidad Adam Mickiewicz, Poznan, Polonia); G. Dudzinski (Instituto del Observatorio Astronómico, Facultad de Física, Universidad Adam Mickiewicz, Poznan, Polonia); J. Berthier (Observatorio de París, París, Francia); J. Castillo-Rogez (Laboratorio de Propulsión a Chorro, Instituto Tecnológico de California, Pasadena, California, EE.UU.); F. Cipriani (Agencia Espacial Europea, ESTEC – Oficina de Apoyo Científico, Países Bajos); F. Colas (Observatorio de París, París, Francia); F. DeMeo (Departamento de Ciencias Planetarias, Atmosféricas y de la Tierra, MIT, Cambridge, MA, EE.UU.); C. Dumas (Observatorio TMT, Pasadena, EE.UU.); J. Durech (Instituto de Astronomía, Universidad Charles, Praga, República Checa); R. Fetick (Universidad de Aix-Marsella, CNRS, Laboratorio de Astrofísica de Marsella, Marsella, Francia, y ONERA, El Laboratorio Aeroespacial Francés, Chatillon Cedex, Francia); T. Fusco (Universidad de Aix-Marsella, CNRS, Laboratorio de Astrofísica de Marsella, Marsella, Francia, y ONERA, El Laboratorio Aeroespacial Francés, Chatillon Cedex, Francia); J. Grice (Universidad de la Costa Azul, Observatorio de la Costa Azul, CNRS, Laboratorio Lagrange, Niza, Francia y Universidad Abierta, Escuela de Ciencias Físicas, La Universidad Abierta, Milton Keynes, Reino Unido); M. Kaasalainen (Matemáticas y Estadística, Universidad Tampere, Tampere, Finlandia); A. Kryszczynska (Instituto del Observatorio Astronómico, Facultad de Física, Universidad Adam Mickiewicz, Poznan, Polonia); P. Lamy (Universidad de Aix-Marsella, CNRS, Laboratorio de Astrofísica de Marsella, Marsella, Francia); H. Le Coroller (Universidad de Aix-Marsella, CNRS, Laboratorio de Astrofísica de Marsella, Marsella, Francia); A. Marciniak (Instituto del Observatorio Astronómico, Facultad de Física, Universidad Adam Mickiewicz, Poznan, Polonia); T. Michalowski (Instituto del Observatorio Astronómico, Facultad de Física, Universidad Adam Mickiewicz, Poznan, Polonia); P. Michel (Universidad de la Costa Azul, Observatorio de la Costa Azul, CNRS, Laboratorio Lagrange, Niza, Francia); N. Rambaux (Observatorio de París, París, Francia); T. Santana-Ros (Departamento de Fı́sica, Universidad de Alicante, Alicante, España); P. Tanga (Universidad de la Costa Azul, Observatorio de la Costa Azul, CNRS, Laboratorio Lagrange, Niza, Francia); F. Vachier (Observatorio de París, París, Francia); A. Vigan (Universidad de Aix-Marsella, CNRS, Laboratorio de Astrofísica de Marsella, Marsella, Francia); O. Witasse (Agencia Espacial Europea, ESTEC – Oficina de Apoyo Científico, Países Bajos); B. Yang (Observatorio Europeo Austral, Santiago, Chile); M. Gillon (Instituto de Investigación en Ciencias Espaciales, Tecnología y Astrofísica, Universidad de Lieja, Lieja, Bélgica); Z. Benkhaldoun (Observbatorio Oukaimeden, Laboratorio de Física de Altas Energías y de Astrofísica, Universidad Cadi Ayyad, Marrakech, Marruecos); R. Szakats (Observatorio Konkoly, Centro de Investigación en Astronomía y Ciencias de la Tierra, Academia Húngara de Ciencias, Budapest, Hungría); R. Hirsch (Instituto del Observatorio Astronómico, Facultad de Física, Universidad Adam Mickiewicz, Poznan, Polonia); R. Duffard (Instituto de Astrofísica de Andalucía, Glorieta de la Astronomía S/N, Granada, España); A. Chapman (Buenos Aires, Argentina), J. L. Maestre (Observatorio de Albox, Almería, España).
ESO es la principal organización astronómica intergubernamental de Europa y el observatorio astronómico más productivo del mundo. Cuenta con dieciséis países miembros: Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Suecia y Suiza, junto con Chile, país anfitrión, y Australia como aliado estratégico. ESO desarrolla un ambicioso programa centrado en el diseño, construcción y operación de poderosas instalaciones de observación terrestres que permiten a los astrónomos hacer importantes descubrimientos científicos. ESO también desarrolla un importante papel al promover y organizar la cooperación en investigación astronómica. ESO opera en Chile tres instalaciones de observación únicas en el mundo: La Silla, Paranal y Chajnantor. En Paranal, ESO opera el Very Large Telescope junto con su interferómetro VLTI (Very Large Telescope Interferometer), el más avanzado del mundo, así como dos telescopios de rastreo: VISTA (siglas en inglés de Telescopio de Rastreo Óptico e Infrarrojo para Astronomía), que trabaja en el infrarrojo, y el VST (VLT Survey Telescope, Telescopio de Rastreo del VLT), que rastrea en luz visible. ESO también es socio de dos instalaciones en Chajnantor, APEX y ALMA, actualmente el mayor proyecto astronómico en funcionamiento del mundo. Finalmente, en Cerro Armazones, cerca de Paranal, ESO está construyendo el ELT (Extremely Large Telescope), de 39 metros, que llegará a ser “el ojo más grande del mundo para mirar el cielo”.
Las traducciones de las notas de prensa de ESO las llevan a cabo miembros de la Red de Divulgación de la Ciencia de ESO (ESON por sus siglas en inglés), que incluye a expertos en divulgación y comunicadores científicos de todos los países miembros de ESO y de otras naciones.
El nodo español de la red ESON está representado por J. Miguel Mas Hesse y Natalia Ruiz Zelmanovitch.

Enlaces

Contactos

José Miguel Mas Hesse
Centro de Astrobiología (INTA-CSIC)
Madrid, España
Tlf.: (+34) 918131196
Correo electrónico: mm@cab.inta-csic.es
Pierre Vernazza
Laboratoire d’Astrophysique de Marseille
Marseille, France
Tlf.: +33 4 91 05 59 11
Correo electrónico: pierre.vernazza@lam.fr
Miroslav Brož
Charles University
Prague, Czech Republic
Correo electrónico: mira@sirrah.troja.mff.cuni.cz
Pavel Ševeček
Charles University
Prague, Czech Republic
Correo electrónico: pavel.sevecek@gmail.com
Bárbara Ferreira
ESO Public Information Officer
Garching bei München, Germany
Tlf.: +49 89 3200 6670
Correo electrónico: pio@eso.org

viernes, 25 de octubre de 2019

Descubren una monstruosa «galaxia-Yeti» oculta en los confines del Universo

Descubren una monstruosa «galaxia-Yeti» oculta en los confines del Universo

La galaxia, cien veces más activa que la Vía Láctea y que los investigadores comparan con el mítico hombre de las nieves, no debería existir según las teorías actuales


José Manuel Nieves Actualizado:25/10/2019 08:46h

Un equipo de astrónomos de Estados Unidos y Australia acaba de descubrir, casualmente, las huellas de una monstruosa galaxia nunca vista hasta ahora y que, según la opinión general, no debería existir. El «engendro» galáctico se encuentra en el Universo temprano, a una enorme distancia de la Tierra y se sitúa, por lo tanto, en una época cercana al Big Bang. Como si de un auténtico «Yeti cósmico» se tratara, la comunidad científica había considerado hasta ahora este tipo de galaxias como algo imposible, dada la falta de pruebas que demostraran su existencia. Pero los autores del presente trabajo han conseguido, por primera vez, tomar una foto de la «bestia». Clic AQUÍ para seguir leyendo y ver la imagen.

Más información: https://www.muyinteresante.es/ciencia/articulo/actualidad-descubren-accidentalmente-una-monstruosa-galaxia-del-amanecer-del-universo-691571990981

Primera identificación de un elemento pesado nacido tras la colisión de dos estrellas de neutrones

Primera identificación de un elemento pesado nacido tras la colisión de dos estrellas de neutrones

Observaciones llevadas a cabo con telescopios de ESO han detectado, por primera vez en el espacio, la formación de estroncio, un elemento utilizado en los fuegos artificiales

23 de Octubre de 2019
Por primera vez, un elemento pesado recién formado, el estroncio, se ha detectado en el espacio. Ha sido tras la fusión de dos estrellas de neutrones y fue observado por el espectrógrafo X-shooter de ESO, instalado en el VLT (Very Large Telescope). La detección confirma que los elementos más pesados del universo pueden formarse en fusiones de estrellas de neutrones, proporcionando una de las piezas que faltaban al rompecabezas de la formación de elementos químicos. Estos resultados se publican hoy en la revista Nature.

En 2017, tras la detección de ondas gravitacionales que pasaban por la Tierra, ESO apuntó sus telescopios en Chile, incluido el VLT, a la fuente: una fusión de estrellas de neutrones llamada GW170817. Los astrónomos sospechaban que, si los elementos más pesados se formaban en colisiones de estrellas de neutrones, se podrían detectar huellas de esos elementos en kilonovas, los restos explosivos de estas fusiones. Esto es lo que ha hecho un equipo de investigadores europeos utilizando datos del instrumento X-shooter, instalado en el VLT de ESO.

Tras la fusión de GW170817, la flota de telescopios de ESO comenzó a monitorear la emergente explosión de kilonova en un amplio rango de longitudes de onda. En particular, X-shooter tomó una serie de espectros desde el ultravioleta hasta el infrarrojo cercano. El análisis inicial de estos espectros sugirió la presencia de elementos pesados en la kilonova, pero hasta ahora los astrónomos no habían podido identificar elementos individuales.

"Tras reanalizar los datos de la fusión de 2017 hemos identificado la firma de un elemento pesado en esta bola de fuego: el estroncio, demostrando que la colisión de estrellas de neutrones crea este elemento en el universo", afirma el autor principal del estudio, Darach Watson, de la Universidad de Copenhague (Dinamarca). En la Tierra, el estroncio se encuentra de forma natural en el suelo y se concentra en ciertos minerales. Sus sales se utilizan para dar un color rojo brillante a los fuegos artificiales.

Los astrónomos conocen los procesos físicos que crean los elementos desde la década de 1950. Durante las décadas siguientes han descubierto la ubicación cósmica de cada una de estas principales forjas nucleares, excepto una. "Esta es la etapa final de una persecución de décadas para fijar el origen de los elementos", dice Watson. "Ahora sabemos que los procesos que crearon los elementos tuvieron lugar, principalmente, en estrellas ordinarias, en explosiones de supernovas o en las capas externas de estrellas viejas. Pero, hasta ahora, desconocíamos la ubicación del proceso final, conocido como captura rápida de neutrones, que creó los elementos más pesados de la tabla periódica".

La captura rápida de neutrones es un proceso en el que un núcleo atómico captura neutrones lo suficientemente rápido como para permitir la creación de elementos muy pesados. Aunque muchos elementos se producen en los núcleos de las estrellas, la creación de elementos más pesados que el hierro, como el estroncio, requiere de ambientes aún más calientes con muchos neutrones libres. La captura rápida de neutrones sólo ocurre de forma natural en ambientes extremos donde los átomos son bombardeados por un gran número de neutrones.

"Es la primera vez que podemos asociar directamente el material de nueva creación formado a través de la captura de neutrones con una fusión de estrellas de neutrones, confirmando que las estrellas de neutrones están hechas de neutrones y vinculando el proceso de captura rápida de neutrones, largamente debatido, a tales fusiones", añade Camilla Juul Hansen, del Instituto Max Planck de Astronomía, en Heidelberg, quien desempeñó un importante papel en el estudio.

Los científicos empiezan ahora a entender mejor las fusiones de estrellas de neutrones y las kilonovas. Debido a la limitada comprensión de estos nuevos fenómenos y a otras complejidades en los espectros que el instrumento X-shooter del VLT tomó de la explosión, los astrónomos no habían podido identificar elementos individuales hasta ahora.

"De hecho, muy poco después del evento, se nos ocurrió la idea de que podríamos estar viendo estroncio. Sin embargo, demostrar que esto era así resultó ser muy difícil. Esta dificultad se debió a nuestro poco conocimiento de la apariencia espectral de los elementos más pesados de la tabla periódica", dice Jonatan Selsing, investigador de la Universidad de Copenhague, autor clave del artículo.

La fusión GW170817 fue la quinta detección de ondas gravitacionales, hecha posible gracias a LIGO (Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory), unas instalaciones de la NSF en EE.UU, y al Interferómetro Virgo, en Italia. Ubicada en la galaxia NGC 4993, la fusión fue la primera, y hasta ahora la única fuente de ondas gravitacionales que tuvo su contraparte visible detectada por telescopios en la Tierra.

Con los esfuerzos combinados de LIGO, Virgo y el VLT, tenemos la comprensión más clara hasta la fecha del funcionamiento interno de las estrellas de neutrones y sus explosivas fusiones.

Información adicional

Este trabajo de investigación se ha presentado en un artículo científico que aparece en la revista Nature el 24 de octubre de 2019.
El equipo está formado por D. Watson (Instituto Niels Bohr & Centro Cosmic Dawn, Universidad de Copenhague, Dinamarca); C. J. Hansen (Instituto Max Planck de Astronomía, Heidelberg, Alemania); J. Selsing (Instituto Niels Bohr & Centro Cosmic Dawn, Universidad de Copenhague, Dinamarca); A. Koch (Centro de Astronomía de la Universidad de Heidelberg, Alemania); D. B. Malesani (DTU Space, Instituto Nacional del Espacio, Universidad Técnica de Dinamarca, & Instituto Niels Bohr & Centro Cosmic Dawn, Universidad de Copenhague, Dinamarca); A. C. Andersen (Instituto Niels Bohr, Universidad de Copenhague, Dinamarca); J. P. U. Fynbo (Instituto Niels Bohr & Centro Cosmic Dawn, Universidad de Copenhague, Dinamarca); A. Arcones (Instituto de Física Nuclear, Universidad Técnica de Darmstadt, Alemania & Centro de Investigación de Iones Pesados GSI, Darmstadt, Alemania); A. Bauswein (Centro de Investigación de Iones Pesados GSI, Darmstadt, Alemania & Instituto Heidelberg de Estudios Teóricos, Alemania); S. Covino (Observatorio Astronómico de Brera, INAF, Milán, Italia); A. Grado (Observatorio Astronómico de Capodimonte, INAF, Nápoles, Italia); K. E. Heintz (Centro de Astrofísica y Cosmología, Instituto de Ciencia, Universidad de Islandia, Reykjavík, Islandia & Instituto Niels Bohr & Centro Cosmic Dawn, Universidad de Copenhague, Dinamarca); L. Hunt (Observatorio Astrofísico de Arcetri, INAF, Florencia, Italia); C. Kouveliotou (Universidad George Washington, Departamento de Física, Washington DC, EE.UU. & Instituto de Ciencias de Astronomía, Física y Estadística); G. Leloudas (DTU Space, Instituto Nacional del Espacio, Universidad Técnica de Dinamarca, & Instituto Niels Bohr, Universidad de Copenhague, Dinamarca); A. Levan (Departmento de Física, Universidad de Warwick, Reino Unido); P. Mazzali (Instituto de Investigación en Astrofísica, Universidad John Moores de Liverpool, Reino Unido & Instituto Max Planck de Astrofísica, Garching, Alemania); E. Pian (Observatorio de Astrofísica y Ciencias Espaciales de Bolonia, INAF, Bolonia, Italia).
ESO es la principal organización astronómica intergubernamental de Europa y el observatorio astronómico más productivo del mundo. Cuenta con dieciséis países miembros: Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Suecia y Suiza, junto con Chile, país anfitrión, y Australia como aliado estratégico. ESO desarrolla un ambicioso programa centrado en el diseño, construcción y operación de poderosas instalaciones de observación terrestres que permiten a los astrónomos hacer importantes descubrimientos científicos. ESO también desarrolla un importante papel al promover y organizar la cooperación en investigación astronómica. ESO opera en Chile tres instalaciones de observación únicas en el mundo: La Silla, Paranal y Chajnantor. En Paranal, ESO opera el Very Large Telescope junto con su interferómetro VLTI (Very Large Telescope Interferometer), el más avanzado del mundo, así como dos telescopios de rastreo: VISTA (siglas en inglés de Telescopio de Rastreo Óptico e Infrarrojo para Astronomía), que trabaja en el infrarrojo, y el VST (VLT Survey Telescope, Telescopio de Rastreo del VLT), que rastrea en luz visible. ESO también es socio de dos instalaciones en Chajnantor, APEX y ALMA, actualmente el mayor proyecto astronómico en funcionamiento del mundo. Finalmente, en Cerro Armazones, cerca de Paranal, ESO está construyendo el ELT (Extremely Large Telescope), de 39 metros, que llegará a ser “el ojo más grande del mundo para mirar el cielo”.
Las traducciones de las notas de prensa de ESO las llevan a cabo miembros de la Red de Divulgación de la Ciencia de ESO (ESON por sus siglas en inglés), que incluye a expertos en divulgación y comunicadores científicos de todos los países miembros de ESO y de otras naciones.
El nodo español de la red ESON está representado por J. Miguel Mas Hesse y Natalia Ruiz Zelmanovitch.

Enlaces

Contactos

José Miguel Mas Hesse
Centro de Astrobiología (INTA-CSIC)
Madrid, España
Tlf.: (+34) 918131196
Correo electrónico: mm@cab.inta-csic.es

Darach Watson
Cosmic Dawn Center (DAWN), Niels Bohr Institute, University of Copenhagen
Copenhagen, Denmark
Móvil: +45 24 80 38 25
Correo electrónico: darach@nbi.ku.dk

Camilla J. Hansen
Max Planck Institute for Astronomy
Heidelberg, Germany
Tlf.: +49 6221 528-358
Correo electrónico: hansen@mpia.de

Jonatan Selsing
Cosmic Dawn Center (DAWN), Niels Bohr Institute, University of Copenhagen
Copenhagen, Denmark
Móvil: +45 61 71 43 46
Correo electrónico: jselsing@nbi.ku.dk

Bárbara Ferreira
ESO Public Information Officer
Garching bei München, Germany
Tlf.: +49 89 3200 6670
Correo electrónico: pio@eso.org

viernes, 18 de octubre de 2019

Descubren un nuevo asteroide «potencialmente peligroso» para la Tierra

Descubren un nuevo asteroide «potencialmente peligroso» para la Tierra

La roca espacial ha sido clasificada por la Agencia Espacial Europea como la cuarta con más riesgo de chocar contra nuestro planeta


ABC Ciencia MADRID Actualizado:11/10/2019 16:04h

La Agencia Espacial Europea (ESA), que recientemente ha incorporado uno de estos objetos a su Lista de Riesgos, colocándolo como el cuarto con más probabilidades de protagonizar un impacto terrestre. Identificada el 23 de septiembre, SU3 2019 es una roca de unos 14 metros de diámetro. Según la ESA, la probabilidad de que el asteroide choque contra nosotros es de 1 entre 147. Y lo hará dentro de 65 años -concretamente el 16 de septiembre de 2084-. A pesar de que pueda parecer mucho tiempo, los planes para desviar asteroides de su trayectoria de impacto contra la Tierra pueden tomar años, por lo que desde las agencias espaciales intentan identificar estos riesgos lo antes posible para tener un margen de acción suficiente. Además, según los cálculos, la roca se acercará a nosotros a una distancia de solo 0,00079 unidades astronómicas, unos 118.000 kilómetros de distanciaClic AQUÍ para seguir leyendo y ver la imagen.

viernes, 11 de octubre de 2019

Premio Nobel de Física 2019 para el primer exoplaneta y el estudio de los misterios del cosmos

Premio Nobel de Física 2019 para el primer exoplaneta y el estudio de los misterios del cosmos

El cosmólogo James Peebles y los astrofísicos Michel Mayor y Didier Queloz han sido premiados por sus estudios "para entender la evolución del universo y el lugar que la Tierra ocupa en él"


TERESA GUERRERO @teresaguerrerof Madrid  ÁNGEL DÍAZ Miércoles, 9 octubre 2019 - 10:16

El cosmólogo estadounidense de origen canadiense James Peebles y los astrofísicos suizos Michel Mayor y Didier Queloz, padres del campo de los exoplanetas, han sido galardonados este martes con el Premio Nobel de Física que concede la Real Academia de las Ciencias de Suecia. Al elegir a estos tres científicos, la institución sueca ha querido reconocer "sus contribuciones para entender la evolución del universo y el lugar que la Tierra ocupa en el cosmos". "Este premio es sencillamente extraordinario", han declarado los científicos suizos, tras conocer la noticia. Clic AQUÍ para seguir leyendo y ver las imágenes.

Saturno se convierte con 82 lunas en el planeta del sistema solar con más satélites

Saturno se convierte con 82 lunas en el planeta del sistema solar con más satélites

Un telescopio ubicado en Hawái descubre veinte nuevos astros que orbitan el planeta y supera a Júpiter, que tiene 79 lunas



Saturno, el sexto planeta del Sistema de Solar, tiene 20 satélites que hasta ahora se desconocían, lo que eleva a 82 el número de los que orbitan este planeta y con lo que quita la supremacía a Júpiter y sus 79 lunas. El anuncio del descubrimiento de los nuevos satélites se hizo este lunes por el Centro de Planetas Menores, dependiente de la Unión Astronómica Internacional (UAI), después de que el telescopio Subaru, ubicado en la cima del monte Mauna Kea en Hawái (Estados Unidos), realizara el descubrimiento. Los recién llegados son satélites pequeños con una media de cinco kilómetros de diámetro, de los que 17 orbitan Saturno hacia atrás, es decir, en sentido contrario hacia el que gira el planeta sobre su eje, y el resto en el mismo. Clic AQUÍ para seguir leyendo y ver la imagen.

Más información: https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2019/10/07/5d9b7870fdddffeea78b45a6.html

domingo, 29 de septiembre de 2019

China abre un gigantesco radiotelescopio para buscar vida en el espacio

China abre un gigantesco radiotelescopio para buscar vida en el espacio


David Hernández 28/09/2019 - 17:05

China acaba de poner en liza el que es el mayor radiotelescopio del mundo, pensado para buscar vida en el espacio y dar con aquellos exoplanetas lo más parecidos posibles a la Tierra. La exploración espacial continúa, y también en la superficie de la Tierra. Y es que tras tres años de pruebas, China ha abierto a los astrónomos de todo el mundo su gigantesco radiotelescopio esférico de apertura de 500 m, siendo el más grande de su tipo en el mundo. Este radiotelescopio será capaz incluso de detectar las ondas de radio más débiles que emanan todo tipo de objetos celestes como púlsares y galaxias enteras. De hecho, podría incluso usarse para descubrir mundos distantes o exoplanetas parecidos a la Tierra, y que podrían albergar vidaClic AQUÍ para seguir leyendo y ver las imágenes.